Pernoctando por la sierra

Fuengirola atardeciendo.

El 15 de abril pasado salí en compañía de Jorge de ruta por la Sierra de Mijas con la idea de pernoctar por ahí arriba.

Tras abandonar la carretera de Benalmádena-Pueblo a Mijas Jorge sufrió una rotura de cadena. Nos costó repararla, ya que aunque llevaba el tronchacadenas no tenía el asidero con el que se hace palanca. Finalmente encontré un trozo de tenedor (no sé que haría en la cuneta) y conseguí arreglarlo. Como salimos por la tarde, después de subir y subir, llegamos a la caida del sol al pico llamado de la bola, donde a pesar del cansancio y del hambre, lo primero que debíamos de procurar era un sitio para pasar la noche, ya que hacía algo de frío. No había muchos, pero limpamos un hueco junto a un pino que nos quitaba en parte el viento que comenzaba a soplar. Quitamos las piedras y pusimos otras tantas a los pies, haciendo de refugio contra el viento que nos quitara algo de fresquete.

Comimos, vimos las estrellas y hasta la mañana siguiente.

Tras amanecer tomamos algo de comida, esperamos un poco porque teníamos que bajar un desnivel de 700 metros y hacía frío. Luego no fué para tanto.

Ya sobre las once de la mañana comenzamos a subir el último puerto, la llamada subida de Jarapalos, no muy exigente, aunque íbamos cargados. Descansamos en la fuente, terminamos la subida y ya directos hacia abajo hasta casa.

Una buena experiencia familiar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




*