Transandalus Suroeste 2013.

Bueno, acabo de hacer esta ruta en solitario en la que me han salido 698 kilómetros y 10.084 metros de desnivel positivo acumulado. Ha durado 7 días completos, comenzando el 2/8/13.

En resumen, Salgo de Benalmádena en bici hasta Málaga, donde empaqueto en el bus y hasta Sevilla. De allí a Moguer por carretera para coger el recorrido de la Transandalus por las provincias de Huelva, Cádiz y Málaga hasta Ronda, donde culmino el viaje por carretera hasta Benalmádena.

La he realizado con muy poco peso. Yo calculo que entre tres y tres kilos y medio de equipaje y herramientas, sin contar la comida y el agua que portaba en cada momento…

he ido con saco fino, hamaca y tarp (casi lo mínimo), alguna muda, un polar, pequeñas herramientas (lo imprescindible), bolsita de botiquín-aseo y ya está… si a esto le sumamos que siempre dormiría por libre, la aventura estaba servida.

Track (excepto Benalmádena-Málaga)  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5304778

Etapa 1

Benalmádena-Málaga-Sevilla-Palma del Condado-Moguer

La ruta comienza el 2 de agosto de 2013 en casa, rodando hacia Málaga, donde desmonto la bici, la lio en film de cocina y voy en bus hasta Sevilla. En el destino un señor muy amable me ofrece un cúter y en un santiamén estoy rodando embadurnadito de crema dirección a la provincia de Huelva. De las ocho provincias de mi comunidad, nunca he estado en las capitales de Huelva y Cádiz, y ya iba siendo hora.

El trayecto de hoy ha sido bastante caluroso y, lo peor, todo el día con viento en contra.

Me abastezco de agua y comida donde voy “pillando” y cuando más calor hacía… plofff, pinchazo que te crió. Era un hilo de acero como el de los cables de freno, lo saco, reparo el pinchazo y a rodar……. sólo unos minutos. Sí, el hilo de acero había hecho no uno sino dos agujeros. Pues qué remedio, a buscar sombra y a mancharse del negro de las cubiertas, que “me encanta” la grasilla que hace con la crema solar aplicada.

La verdad es que el día no me ha dado demasiadas alegrías, excepto el efecto impresionante de una estación de energía solar cerca de Sanlúcar la Mayor. Resulta extraño como en un día de tanto sol pueda verse un haz de luz a modo de linterna hacia el suelo de forma tan clara … parecía algo extraterrestre.

No recuerdo si llegando a San Juan del Puerto o a Huelva aprecié algo que me contrarió mucho: a un lado de la carretera estaba el matadero municipal y justo enfrente una protectora de animales que ponía algo con la palabra vida, no recuerdo si era su nombre.

Tras visitar la capital, retorno por San Juan del Puerto hacia Moguer, no sin antes desviarme hacia Lucena del Puerto, ya que al comienzo había una bosquecillo apropiado para pasar mi primera noche. Ceno, me aseo algo y monto la hamaca… a descansar tocan.

Estapa 2

Despierto temprano y entro en Moguer, pueblo muy bonito con rejas altas y todo muy conjuntado.

Salgo por el camino del loro, muy bonito y gran bosque de pinos que se hace una delicia hasta llegar a Matalascañas, importantemente masificada, que contrasta mucho con la vivido esa mañana.

IMG10695_614x461

Descanso a medio día en Matalascañas, donde empiezo a notar ciertos picorcillos.

IMG10701_614x461

Llamo a Marta y me informa de las mareas. Salgo a las cinco por la playa de Doñana y al poco tiempo paso del bullicio a la más grande intimidad. Kilómetros de soledad con la naturaleza y llego al río donde casi me dejan en tierra.

IMG10706_614x461 IMG10710_614x461  IMG10729_614x461 Unos jabatos que me hicieron entretenerme en la espera de la barcaza.

Después de una espera de 30 minutos llega el transporte a unos 200 metros, donde aguardaban otras dos personas. Voy hacia el lugar y el barco apoya la rampa, pasan los dos y cuando me quedan unos cinco metros para llegar el barco parte…. no me lo podía creer. En fin, un fuerte silbido bastó.

IMG10734_614x461

Justo al llegar a Sanlúcar de Barrameda tuve la oportunidad de ver la carrera de caballos por la playa que la verdad causaba una gran espectación en la gente.

IMG10744_614x461Al fondo los caballos a toda pastilla.

Se sale de Sanlúcar por una vía ferrata que están culminando y que discurre recta hacia Chipiona, casi interminable. El sol cae y duermo en otro pinar en mitad de la via verde… mal, por picores derivados de sarpullidos enormes que no sé bien de dónde proceden. Podría ser una dermatitis tópica o quizá algún bicho se coló en la hamaca antes de cerrar la mosquitera, o quizá algún mal sorbo de agua o algo de comida.

Etapa 3

Despierto al alba y oigo el canto de decenas de gallos. Siempre he oido alguno que otro en alternancia, pero en este caso salían sonidos por todo el rededor y apenas se distinguían unos de otros. Los perros se sumaban y parecía una orquesta antes del inicio de una pieza. Gracias a Dios que fue al amanecer.

No estoy todo lo cansado que debiera tras dormir más bien poco. Continuo por la vía verde, la dejo y finalmente llego a El Puerto de Santa María, tiro basura, me aprovisiono en una gasolinera y al salir de la ciudad transcurro por carriles entre marismas.

IMG10749_614x461 IMG10750_614x461.

Llego a Puerto Real.

 IMG10761_614x461 IMG10763_614x461

Deseaba estar en Cádiz, a pesar de no figurar en mi recorrido; así que me desvío, ruedo unos buenos kilómetros para cuando llego a la carretera que lleva al puente por el que se entra en la ciudad, resulta que la carretera nacional ha pasado a ser autovía, con su correspondiente prohibición expresa de paso de ciclistas. Había dado un gran rodeo y sólo existía otro lugar de paso a la ciudad, para el que tendría que rodar muchos kilómetros y ya serían las 12 de la mañana más o menos, o sea, que no. Se trataba de cruzar un puente sobre el mar, y tenía claro que debía pasar y cruzar a toda pastilla con el piñón pequeño.

Inicio la travesía y aprecio que no sólo no hay espacio por detrás del quitamiedos para poder marchar aunque fuere desmontado, sino que ¡no hay arcén!… ni pequeñito. Estos fueron los 5 minutos más estresantes del viaje. Salí rápido de la autovía, temeroso de los hombres de verde, pero sobre todo de los “carros de fuego”.

Ya en Cádiz, relajado, recorro los largos paseos marítimos, visito las fortalezas costeras, admiro los árboles centenarios y callejeo por lo que creo que es el centro histórico de la ciudad, con sus calles estrechas, algunas adoquinadas, bares de tapeo y un ambiente que me recuerda mucho a Málaga, como es el caso de la calle San Francisco. El acceso a la playa es fácil para todos por la disposición alargada de la ciudad, de forma que cualquier sitio está cerca de una playa.

IMG10764_614x461 IMG10766_614x461 IMG10767_614x461 IMG10778_614x461 IMG10779_614x461 IMG10780_614x461 IMG10782_614x461 IMG10783_614x461 IMG10786_614x461 IMG10787_614x461 IMG10789_614x461 IMG10792_614x461 IMG10798_614x461 IMG10799_614x461 IMG10803_614x461 IMG10805_614x461 IMG10807_614x461 IMG10808_614x461  IMG10812_614x461

Me choca ver gente por cualquier lugar del centro con toallas o sillas playeras, mucho relax, calor … finalmente me “meto entre pecho y espalda” un bocata de pollo empanado gigante que me hace voltear los ojos.

Salgo de Cádiz por un camino paralelo a la vía del tren que va a San Fernando, aconsejado por unos peatones que me evitan la calzada. En San Fernando busco de nuevo la ruta de la Transandalus que alcanzo en Chiclana de la Frontera.

IMG10815_614x461

Salgo por carretera y pronto me desvío por un carril que me lleva a un bosque de pinos muy bonito.

 IMG10818_614x461 IMG10820_614x461

Voy recopilando sitios para posibles vacaciones con la familia. Paso por Roche, muy bonito y al llegar a unos acantilados cerca de Conil decido bajar a la playa a dormir. Disfruto de una bellísima puesta de sol y comparto playa por unas horas con unos pescadores.

IMG10827_614x461 IMG10832_614x461 IMG10847_614x461 IMG10849_614x461

Etapa 4

Amanece en la playa, salgo del tarp que me enrollaba. Disfruto de acantilados muy bonitos y del fresco matutino. Antes de llegar a Conil encuentro a un lado y a otro de la carretera anclas enormes a cientos.

IMG10850_614x461 IMG10851_614x461

Paso Conil, las playas son grandes y amplias, Caños de Meca, y FaroTrafalgar.

IMG10856_614x461 IMG10860_614x461 IMG10863_614x461 IMG10869_614x461 IMG10870_614x461 IMG10876_614x461

Barbate me ha gustado menos, pero a la salida las playasson amplias, tranquilas y aisladas.

IMG10877_614x461 IMG10879_614x461

Subo a la Torre-Faro de Camarinal, tomando a continuación una subida de sendero muy pronunciado hasta un mirador donde se ve el monte Camarinal (creo que así se llama).

IMG10881_614x461 IMG10884_614x461 IMG10889_461x614 IMG10893_614x461IMG10900_614x461 IMG10901_614x461

Ahora subo un largo puerto por carretera que se hace largísimo por el calor sofocante, pero llego al fin me da ese vientecillo de collado que me hace saber que estoy llegando arriba.

IMG10904_614x461En el camino te encuentras de todo.

Bajo algo y me desvío por una pista señalizada hacia tarifa. Un sube y baja caluroso (más bien sube) que se compensa con la belleza.

IMG10909_614x461 

Llego a Tarifa por la zona de Fuentevaqueros, dando un rodeo por la carretera de Punta Paloma, y voy mirando campings por si las moscas, aunque finalmente no lo necesitaría. En realidad, en este viaje he dormido siempre por mi cuenta, poniendo mis huesos o colgándolos donde encontraba.

Recorro el centro de Tarifa, me aprovisiono y pasado un poco el calor de medio día continuo mi transandalus saliendo por el castillo.

IMG10924_614x461

Nada más salir, mucha cuesta, mucha piedra, mucho calor, mucho de todo, perooooo….. acantilados preciosos que, como casi siempre, contrarrenstan lo demás. Estas subidas y bajadas por pista me recuerdan mucho a las del Cabo de Gata, cada uno con sus diferencias.

Llego a la Torre de Guadalmesí, donde pasaré la noche, la mejor noche del viaje con diferencia.

IMG10926_614x461 IMG10927_614x461 IMG10937_614x461 IMG10942_461x614 IMG10944_614x461 IMG10945_614x461

En este semirefugio me cobijé esta noche increíble de sonidos de barcos lejanos que, sin embargo, parecían muy cercanos. El sonido te envolvía, te transportaba a películas de aventuras… ese preguntar y contestar… yo pregunto en agudo y tú me respondes en grave. Sonidos graves por el oeste, agudos por el este; unos preguntan, otros contestan… para que le contesten… diálogos náuticos de colosos invisibles por la niebla… fantástico dormir con acantilado, estrellas y niebla en la zona marroquí. Un “sinparar” que tras la noche continuo hasta que con la fresca de la mañana subía por un carril divisando nubes y escoltado por los sonidos náuticos de esas bestias invisibles.

Ese atardecer tuve la grata visita de un ciclista marbellí de origen británico que se acercó al refugio y con el que compartí conversaciones de bicicletas – cómo no – , de saltos de atunes y delfines, de la magia de algunas zonas, destinos turísticos…

Etapa 5

Amanece y no veo nada, me despierto con sonido barcos que no están visibles. Creo que los sonidos no cesaron en la noche aunque no perturbaron mis sueños, sino todo lo contrario.

Como dije, salí temprano por un carril empinado por zona rural y por mucho que subía y me alejaba de la costa, ahí estaban los sonidos de los barcos que no me abandonaban en la lejanía.

Llego a una carreterilla (por llamarla de alguna manera), me atiborro de moras sobre la marcha, y ya llegando a la carretera que une Tarifa con Algeciras, encuentro el siguiente objeto en los contenedores de basura.

IMG10966_614x461

El vehículo en cuestión estaba allí, en la inmensidad de la despoblación… qué cosas se tiran.

Ya en la carretera hago pausa en un mirador.

IMG10967_614x461

Sólo transito unos metros por la carretera para comenzar un ascenso por pista con aerogeneradores muy antiguos que me recordaban a “La guerra de los Mundos”.

IMG10971_461x614

Subo hasta un puerto que se hace de rogar y allí converso con dos beteteros que habían participado en el trazado de la Transandalus. Me indican la siguiente fuente del camino y me indican por donde transcurre el camino: todo bajar para comenzar la subida de Los Alcornocales. Tras la larga bajada tomo agua en un área recreativa y comienzo otra larga subida preciosa, por su bosque de alcornoque con una alfonbra de helechos impresionante, como las vistas de Gibraltar y Algeciras que luego vería.

IMG10979_614x461 IMG10981_614x461 IMG10984_614x461 IMG10985_614x461 IMG10991_614x461 IMG10992_614x461 IMG10996_614x461 IMG10997_614x461 IMG10998_614x461

En lo último de este primer tramo de descenso de alcornocales me azota el calor de lo lindo. Me arrastro hasta un puente que cruza un extremo de un embalse, donde descansaría las peores horas del día.

 IMG11002_614x461 IMG11005_614x461

En el puente tomo el almuerzo, acompañado de moras.

El siguiente cartel es de los que se ven de vez en cuando en algunos pueblos y ciudades, pero en este caso estaba en un lugar muy elevado, que casi no se leía, pero lo más curioso es verlo en un lugar nada transitado.

IMG11008_614x461IMG11009_614x461

 IMG11010_614x461 IMG11012_614x461

Subo hasta el castillo de Castellar Viejo, lugar del que tomo nota para venir con la familia. Es un pueblecito pequeño dentro de un castillito.

Castillar Viejo
Castillar Viejo

 IMG11017_614x461

Bajo por un río de piedras intransitable mientras se me echa el tiempo encima. El río no acababa, la tarde caía y no encontraba sitio para pernoctar, ya que las márgenes estaban completamente valladas y no quería dormir en el arroyo porque era de esos de torrentes repentinos.

Finalmente desemboco en un pequeño valle, tomo un pista llana y me lanzo a piñón pequeño en busca de mi lecho. Como era de esperar, cojo mal sitio y duermo fatal, sobre piedras, con mosquitos, y mucho calor.

Fue un día realmente agotador.

Etapa 6

Salgo temprano, cansado, y sigo la vía del tren. Hacía tiempo que no veía uno de mercancías tan largo; me gustan mucho más que los de pasajeros. Además de no haber dormido bien, me pierdo media hora y entro en una zona de cultivo segada y con tallos cortados a unos diez centímetros del suelo… me desmonto por si acaso.

IMG11018_614x461

Salgo de la zona, con esas bolitas de pinchos pegadas a las piernas y zapatos, y encuentro el camino, que discurre ahora paralelo a la vía. Todavía más, dos perros grandes me persiguen con muy mala pinta durante un kilómetro y yo a todo gas, y de vez en cuando había curvas cerradas y se acercaban más y más… finalmente llego a un río y ahí acaba la cosa. Disfruto los árboles ribereños, el suelo de hojas secas, el olor y la belleza de este paraje.

Alcanzo la provincia Málaga y de nuevo Los Alcornocales, bonito, pero inicio un subidón tremendo de pista, largo de verdad, desciendo lentamente apreciando la belleza de estos árboles que unos señores desnudaban a temperatura excesiva.

IMG11027_614x461

En la bajada hago un alto para almorzar en un lugar con profundidad de paisaje que me permite ver un hermoso embalse en la lejanía. Aprovecho mi lata de sardinas para engrasar la ya reseca y chirriante cadena.

IMG11024_614x461

Todo bien pero pufff, me subo y llanta en el suelo… el típico pinchazo que no se desinfla y sólo se muestra al parar.

El cansancio acumulado, la falta de horas de sueño, los problemas del camino y el calor, todo se reflejaba en ese dolor de piernas cuando éstas, tras enfriarse en bajada, habían de esforzarse nuevamente.

IMG11028_614x461

Este día de incertidumbres me deja una más… otra vez no encuentro el camino. Estaba en una vía ferrata cerca de Jimena de Líbar y justo cuando necesito encontrar ese sitio perfecto para recuperar horas de sueño, pierdo otra vez el camino. Decido no seguir buscando y duermo junto al sendero, en un bosquecillo de hayas, precioso, tranquilo, a temperatura perfecta y con tiempo suficiente para preparar mi hamaca y cenar apaciguadamente.

IMG11037_614x461

Desde la hamaca, atravesando la mosquitera, veo por una parte las hojas de las hayas que me sustentan, por otra esas estrellas que desaparecieron de las ciudades y ahora se refugian en los campos… cierro mis ojos.

Etapa 7

Remoloneo en la hamaca, hace fresquete y disfruto, es último día y no hay tanta prisa. Inicio el camino y me encuentro una cabaña propiedad de los Scouts con dos carteles; uno, que se cede gratuitamente para fines religiosos, y dos, que se busca persona que viva ahí a cambio de mantener todo.

En la estación de Jimena de Líbar abordo a un repartidor y me hago con la mejor torta aceite que probé jamás.

IMG11038_614x461
Lavadero dela estación.

Pues hoy también va de pinchazos. Era el último día y, confiado, anduve con descuido por zona sospechosa. Reparo un pinchazo y se desinfla. Compruebo y la cámara tenía tres o cuatro agujeros más. Me quedo sin parches y ahora compruebo que la cámara que tenía al final del petate no la había reparado. En este viaje he pecado de minimalista, así que, tras estudiar el asunto, tomo la cámara con un sólo pinchazo y le hago un nudo con una cuerda fina que siempre llevo; costó algo más porque el pinchazo estaba situado justo a continuación de un parche… pero llego a Ronda zumbando, con mucho dolor de piernas.

IMG11039_614x461
Camino de Ronda

Como en el mismo pueblo y para Málaga por El Burgo, Yunquera, Alozaina, Coin, Mijas y Benalmádena. Entre Ronda y El Burgo se me desinfla de repente. Abro y el parche estrangulado, al doblarse, había perforado la cámara con un pico. Total, así que hago un nudo contiguo y a zumbar. Aguanta inflando y consigo llegar, no sin antes sufrir una pájara lógica que me acompañaría muchos kilómetros (llevaba la torta de Jimena que no la quería comer para que mi familia la tomase… y no lo hice).

IMG11045_614x461
Los dos nudos de la cámara

… Día y medio después subo un puerto de 1000 m y las piernas siguen doliendo mucho.

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




*