Transpirenaica en btt 2014. La preparación.

Ésta es una ruta que hasta hace unos años la veía como impensable para mí. Había abandonado el montar en bici y hace apenas siete años comenzaba a correr un poco en serio para luego, tras algunas molestias y pequeñas lesiones, pasar sin darme cuenta a la bicicleta, de aquí al cicloturismo y finalmente al cicloturismo de montaña, ahora en la modalidad simplista, ultraligera y minimalista.

Pues ha llegado el momento de acometer la Transpi y será este agosto, siguiendo los pasos de muchos que, a su vez, tuvieron como base la guía ya clásica de Jordi Laparra. Cuento con una preparación física a base de subir los picos que tengo cerca, correr entre semana y hacer algo de musculación del tren superior.

Como no dispongo de mucho tiempo para hacer la ruta la he planificado en diez etapas y seguiré el trazado de la travesía original descrita por Laparra con la única variante de Ordesa. Este parque nacional y las vistas desde Monte Perdido me impresionaron hace casi treinta años y tengo una ilusión enorme de pasar por allí. Me gustaría ascender a Monte Perdido, pero va a ser difícil, ya que tendría que desviarme de la ruta unos kilómetros para llegar al refugio de Góriz, y de ahí subir al pico desde donde se ven esos preciosos valles que nacen de allí … todo eso tras esconder la bicicleta (no se puede rodar dentro del parque) y recorrer a pie todo el trayecto. Y como digo, sacar tiempo de esos diez días va a ser muy difícil; tendría que encontrarme muy bien pedaleando y sin complicaciones meteorológicas … ya se verá. De cualquier forma, la Transpirenaica es un reto en mi recién cumplido medio siglo que exigirá un buen rendimiento físico, una meteorología benévola y mucha, mucha fuerza mental … ya veremos qué sale de esto.

Sólo he encontrado un sitio que relata la travesía en 10 etapas – el blog de Javitobike – y eso me contrarió un poco porque además dormían en alojamientos y yo no (lo que supone más peso, peor descanso y más riesgo de lluvia), pero me tranquilizaba pensando en la diferencia de peso que llevaré en comparación con la gente que hace la ruta en las clásicas 16 jornadas, y en que se pueden emplear más horas de pedaleo por la tarde, si las tormentas me lo permiten.

He intentado conseguir un compañero de ruta pero ha resultado imposible, ya que son muchos los factores que tienen que coincidir: fechas, familia, estado físico, forma de plantearse la ruta, comodidades-icomodidades, alojamientos, peso del equipaje … Estoy acostumbrado a viajar por montaña en soledad, pero la verdad es que por seguridad hubiera deseado un compañero; no obstante, esto no me quita nada de interés e ilusión.

La información la he sacado íntegramente de internet. Al principio intenté conseguir el libro de Laparra pero estaba agotado y la última edición varía sustancialmente el recorrido, por lo que empecé a investigar y encontré muchos sitios de interés, de los que destaco los siguientes blogs y webs: – Huesca en btt Zinaztli Javitobike Pablo Fernández Komando Kroketa José A. Tena Transpirinaica. Llevaré el track de Zinaztli (que parece bastante fiable y además hizo la misma variante que yo quiero hacer, la de Ordesa) y los waypoints de Pablo Fernández, también información sacada de las webs y relatos de muchos predecesores, alojamientos de la web Transpirinaica. (más que nada para emergencias, porque pararé en pocos) y perfiles sacados del track. Quiero dar las gracias a los que me han ayudado, en particular a Pablo y Zinaztli, no sólo por su gentileza en el contacto, también por la información que de manera desinteresada facilitan.

Por si falla la tecnología, llevo duplicados los mapas y ruta (mapa del gps y en móvil), los waypoints (en gps y en texto en el móvil, ya que los puntos marcan las intersecciones de caminos y hacia dónde hay que dirigirse … me sirve de rutómetro, salvando las diferencias). También llevo los perfiles con los principales pueblos en móvil y en papel plastificado para llevar en el manillar.

La travesía la planteo de forma ultraligera y minimalista, que es la filosofía de bicicleta que ahora llevo dentro. Pernoctaré en la montaña, y a pesar de ello trato de ahorrar el mayor peso posible de la bici y del equipaje, sin que suponga vaciar mis bolsillos. De hecho, mi bicicleta es muy sencilla y tiene unos componentes igual de sencillos, dándome unas buenas prestaciones en relación con el coste. La bicicleta la llevaré tal como la llevo todos los días, revisada, con un cambio de cable de freno trasero, de las zapatas y de la cubierta trasera, y con el añadido del sujetabultos y un portabidón extra.

El alojamiento será casi siempre el que me provean las montañas, salvo un par de días en campings o albergues para tener un aseo decente cada tres días o así (o tampoco, ya se verá), ya que el resto de días consistirá en un remojón arroyero. Conforme vaya transcurriendo cada día, tendré que ir calculando dónde dormir, a efectos de acabar a la mínima altura posible (700-1000 mts o menos si se puede), para mayor resguardo del frío y posibles tormentas.

La alimentación la haré sobre la marcha y procuraré llevar lo mínimo posible por el peso, generalmente frutos secos, pasas y chocolate, que es la relación peso/calorías más eficiente; no obstante, tendré que tener muy presente la cena y el desayuno, y que no en todos los tramos hay pueblos en los que abastecerse de alimentos que, seguro, serán contundentes (quizá unas 5.000 calorías/día). Cualquier cosa comestible del camino (fundamentalmente frutos) será para mi estómago … comida libre de peso. Para el agua llevo dos botellas de 1,5 litros que creo que serán suficientes incluso durmiendo en la montaña.

En cuanto a mecánica, llevaré las herramientas y repuestos básicos para solventar las averías más probables, quitándoles el peso innecesario o incluso fabricando el producto en sí para que resulte liviano, como es el caso del extractor o el portabultos. Igual que en el apartado de aseo no llevo gel (agüita fresca y arena o barro), en mecánica no llevo aceite de cadena, ya que, como en otras ocasiones, lo suplirá el aceite de oliva de una lata de sardinas, que es efectivo y no ocupa espacio ni peso, porque es comprar, comer y engrasar … mucha gente pensará que esto del peso es una obsesión … y lo es, jeje (lo de ir con horquilla rígida parece de risa, aunque no sólo es por peso).

En esta ruta saldré de Benalmádena en tren de cercanías hasta Málaga, de aquí en autobús hasta Barcelona, y desde aquí en tren regional hasta Llança, donde iniciaré la travesía. La vuelta será en bus desde Irún, con salidas diarias a medianoche.

 

Bicicleta

Es mi Rockrider 5.2 de 2007, con cuadro de aluminio y todos los componentes que traía, con algunas excepciones: la horquilla que llevo es una Surly rígida de Cromoly; no llevo desviador de platos (los platos son de 24 y 34); llevo cuatro piñones (13, 20, 26, 34); cubierta mixta delantera de 2.0 y taqueada rodadora de 2.0 atrás; el desviador de piñones es el Altus original; las ruedas originales (Rígida de 26″ estrecha de doble pared y 32 radios) de las que la llanta trasera empieza a pedir cambio; frenos V-Brake; el portabultos es la varilla de guardabarros que me apañé; y los componentes de la transmisión son los baratitos de Shinano de 8v; dos portabidones para albergar botellas de litro y medio; y pedales tradicionales.

montura

EQUIPAJE

 

Dormir

Saco ligero, saco-sábana ligero, tarp de 2 x 3 mts, esterilla parasol de coche, trozo de tela mosquitera, plástico fino de pintar de ferretería, varios clips, varias piquetas ligeras.

Dormir

Aseo-salud

Antiinflamatorio, Betadine, protector labial, desodorante, esponja pequeña, papel higiénico, pasta y cepillo de dientes, tiritas, peine, pastillas potabilizadoras.

Aseo-salud

Herramientas-repuestos

Aguja grande, hilo de coser, cuerda fina para coser, alambre grueso para cambiar de plato, inflador, bridas de plástico, cable de cambio, cámara, parches, pastillas de freno, cepillo de dientes para cadena, cinta americana, navaja ligera, desmontable de cubierta, patilla del desviador, extractor de cassette y radios ultraligero, gomillas de pelo, guantes de gasolinera, tres llaves allen ligeras, pinzas, tronchacadenas, eslabones de unión de cadena.herramientas repuestos viaje en bicicleta

Ropa (excepto lo puesto)

Calcetines gordos para dormir, malla corta, polar, sombrero rústico, guantes largos finos, poncho fino, bolsas para pies.

Ropa

Llevo puesto

Calcetines, camiseta manga larga, malla larga, casco, zapatillas de running.

Ropa puesta

Accesorios

Cerillas de emergencia, silbato, bolsa de plástico, bolsa estanca, móvil y cargador, gps y pilas, dinero y documentación, perfiles de etapas para manillar, riñonera, botellas para agua de 1,5 l. x2.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Otros para desechar en Llança

Plástico para embalaje, precinto, llave fija del 15.

-o0o-

1 de agosto… probando, probando.

Hoy he salido  a probar la bici revisada y con los cambios de cubierta trasera, pastillas de freno y cable de freno trasero. He hecho una salida de tres horas, recorriendo 42,6 kms y un desnivel positivo de unos 1700 mts. Este es más o menos el entrenamiento de bici que hago dos veces por semana, por el tiempo que dispongo.

Perfil

Como la cubierta trasera era de 1.50 y ahora le he “metido” 2.0 el cambio en la transmisión se iba a notar; pero la diferencia ha sido notable, más de lo esperado, ya que la cubierta al ser rodadora, es de perfil estrecho y muy alta, con lo que los desarrollos se me quedaban excesivamente largos. Yo, que estaba acostubrado a viajar por montaña con un sólo plato (generalmente el de 32) o a lo sumo llevar un plato pequeño para cambiar manualmente, según iniciaba la subida de hoy ya me daba cuenta del cambio brutal, y que el plato de 34 ya no me valdría como plato principal. Conforme subía, me empezaban a doler las piernas de llevar desarrollos largos, así que pasé al siguiente piñón y la cosa mejoraba mucho. En la primera subida ya había cambiado al plato pequeño, por probar los desarrollos, y el resultado ha sido espectacular. Con los saltos de piñón tan grandes que llevo el plato pequeño se va a convertir en la gran estrella del viaje y el grande seguramente acabará sólo para el llaneo. Al tener centrados los piñones en el cassette, el plato de 34 está alineado con el segundo piñón y el 24 con el tercero, por lo que cualquier combinación nunca maltratará la transmisión.

Con el cambio de plato todo ha encajado y las piernas han ido mucho mejor. La cubierta se comporta bien, aprecio  que rueda, pero en las subidas la he notado algo perezosa (seguramente por el nuevo diámetro), aunque quizá es una impresión errónea debido a la diferencia de diámetro tan grande con la de 1.50 – que además estaba gastada – y por tanto los desarrollos no son los mismos.

El resto de cosas ha ido bien, con excepción de un ruidillo continuo en los piñones, seguramente porque los llevo poco apretados por si tengo problemas y he de sacarlos (rotura de radios, principalmente). Tendré que apretarlos un poco.

Vista Noreste desde el Cerro del Moro
Vista Noreste desde el Cerro del Moro
Vista sur desde el Cerro del Moro
Vista sur desde el Cerro del Moro

-o0o-

3 de agosto… más pruebas.

Hoy ha sido una ruta parecida, algo más de tres horas y media, 48 kms y unos 1850 mts de desnivel positivo acumulado; si bien, he salido a la hora de más calor del día, ya que el objetivo principal era pasar calor con las mallas largas y camiseta de manga larga puestas. La camiseta, muy fina, blanca y transpirable, no me ha sofocado, evitándome la mayor parte de la radiación en los brazos sin necesidad de pringarme de crema protectora. En los anteriores viajes siempre llevaba crema, y en éste he decidido por primera vez no llevarla (de ahí llevar las prendas largas y sombrero rústico para cuando no sea necesario el casco). La prueba ha sido válida y evitaré esos manchurrones oscuros después de cada día, que además, no saldrían sin gel (que no llevo).

Screenshot - 03_08_2014 , 18_45_06

El recorrido, aunque duro por el calor, ha sido entretenido, y me he cruzado con muchos bikers (parece mentira con el calor que imperaba) y me he quedado un rato hablando con uno en la Fuente de Jarapalos.

Fuente de Jarapalos

Ha sido la última salida por pistas (me voy “por ahí” con la familia) y me siento con una preparación adecuada al tiempo del que disponía, pero suficiente (creo) para acometer la aventura si la metereología no me penaliza en exceso.

Vista del valle de Guadalhorce
Vista del valle de Guadalhorce

2 Comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




*