Probando la monomarcha por la montaña.

Pues definitivamente me he lanzado esta mañana a subir montañas con una sola velocidad y relación de 2.0 (34×17) y ha ido mejor de lo esperado, habiéndo tenido que echar pie a tierra en muy pocas ocasiones.

La primera subida era muy exigente pero con la ayuda del cemento  he subido medio puerto hacienso eses. Después de una bonita bajada que discurre por un arroyo, llego a la carretera y tras unos kilómetros inicio la segunda y última subida, con menos pendiente (salvo al final) y con un piso decente, sin muchas piedras. La rueda trasera era la Schwalbe Hurricane 2.0, que nunca había probado atrás y me ha dado un resultado excelente. La desinflé hasta unos 1,5 ó 2 kilos de presión para que tuviera buena adherencia y en muchas ocasiones, mientras me ponía en pie, tuve que tirar fuerte del manillar y echar bastante el cuerpo hacia atrás para no perder adherencia, pero bien, casi nunca perdí tracción, y cuando lo hice fue como mucho 1/8 de vuelta o así … el piso no estaba mal.

 

Llego a una fuente con más de 20 ciclistas y me pongo a pensar en los comentarios (buenos o malos) y me da “palo”. Bebo y comienzo la parte más dificil, con una pendiente grande y con algunas curvas con piedrecilla. Me había venido muy bien el descanso y el agua fresca de la fuente, y conseguí subir todo de sopetón excepto dos curvas que ni intenté, ya que estaban llenas de piedrecillas y me harían malgastar las fuerzas y, con total seguridad, echarme al suelo.

Llaneo y ya casi todo bajada hasta casa, inflando las ruedas en una gasolinera para el siguiente día … he disffrutado mucho … esto engancha.

2 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




*