Transcantábrica en btt. Llegada a casa – Parte II.

Llegada a casa – Parte I

Como expuse, la información necesaria la he sacado de internet (Zinaztli, Sensera, Nandoditec del foromtb, http://transcantabrica.blogspot.com.es, kapitanpedales, Naturkike, entre otros. La mayoría de la gente sigue o tiene como referencia la guía Transcantábrica en btt de Juanjo Alonso (kapitanpedales), y mucha de la información que encontré viene de alguna forma del citado libro.

Con esta base, hice un mapa transparente para el gps que incluía una ruta principal que coincide casi al completo con la ruta ciclomontañera de Juanjo Alonso, junto con variantes de la ruta cicloturista de la misma guía y otras alternativas que he añadido, sacadas de internet, formando un total de 62 tracks más el principal. También añadí waypoints al mapa, y quedó muy completo para lo que quería, que no era sino un mapa que se superpusiese al topográfico y que no ocupara la memoria para que el gps marchara fluido, sin necesidad de cargar tracks ni waypoints, ya que incluso se pueden buscar localizaciones del mapa en el gps.

Track de la ruta realizada (Ponferrada-Quisicedo)

ruta transcantabricaHe seguido la ruta principal del mapa transparente, formada sustancialmente por el track de Zinaztli – que a su vez coincidía en su mayoría con la ruta ciclomontañera del libro – con algunas variaciones, fundamentalmente tomar una variante cicloturista de la guía  tras Valle de Lago, para luego desviarme y ver parte de los Lagos de Somiedo, que nada tienen que envidiar a los de Covadonga, más conocidos y visitados.

Otra diferencia es no haber terminado en Villasana de Mena, que era lo planeado, sino en Quisicedo, debido a un desprendimiento anterior no reparado, una pérdida de sendero, la decepción con el track que seguí ese día, la distinta orografía y paisaje en relación con lo anterior, el calor, las ganas de concluir y la sensación de que la cordillera cantábrica ya terminó en la tarde de la jornada anterior. Especificaré esto en la entrada correspondiente al día 9 de la travesía.

Han sido 9 días de ruta siguiendo más o menos la travesía trialera (ciclomontañera) descrita en el libro de Juanjo Alonso, habiendo dejado de recorrer parte de la décima y última etapa descrita en el libro por los motivos explicados.

La ruta la comencé el 13 de gosto de 2015 sobre la 10:30  en Ponferrada y la concluí el 21 de agosto sobre las 17:30 en Quisicedo. Fueron 610 kilómetros de recorrido y unos 21.000 metros de desnivel positivo acumulado desde Ponferrada a Quisicedo. Aparte, otros 30 ó 35 kilómetros de carretera entre Quisicedo y Medina de Pomar, donde tomé el primer transporte hacia casa.

He cargado móvil en dos bares y comprado pilas para el gps. Aparte de esto, y como es habitual, el viaje está realizado en total autosuficiencia, procurando no tomar nada que no llevara – salvo agua y alimentación – y portando todo lo necesario para pernoctar allí donde me encontrara.

transcantabrica (188) lavadero publico pinchazos
Lanvando la ropa y reparando pinchazos.

La bicicleta iba simple: horquilla rígida, cambios de 2 platos por cuatro piñones, sin desviador de platos, frenos v-brake y sin portabultos.

El peso ha sido más contenido que el pasado año en la transpirenaica. Aunque quería apurar aún más, finalmente el macuto que llevaba pesó 3 kilos casi exactos, la bici 11 kilos y yo 61. Ir ligero ha sido trascendental para poder realizar el recorrido, y la experiencia de llevar el equipaje en la mochila – y no en la bici – ha sido excelente. Sé que hay gente que ha hecho el recorrido con alforjas, pero tal como están los senderos me parece casi irrealizable (al menos sin machete) por la dificultad de pasar la bici con alforjas en algunos sitios donde había que abrir camino entre paredes de zarzas y arbustos con pinchos, avanzando a razón de un metro por minuto mientras te desenganchabas sin lastimarte demasiado.

Salvo algunas molestias iniciales, el cuerpo no ha sufrido casi nada llevando el peso, y me ha venido muy bien a la hora de cargar con la bici y pasar por senderos muy cerrados o cerrados del todo. Tanto la bici como el equipaje llevado se ven en la entrada de la preparación de la ruta.

He dormido allí donde acababa, excepto el día 1, que por climatología y por quedarme tieso de frío me tuve que refugiar y tomé habitación. Siempre escondido, he dormido a veces sobre piso semi-duro y a veces en duro, pero al menos no me ha llovido de noche, que no es poco. Como ropa de cama dispuse de un tarp, saco, saco-sábana y parasol de furgoneta. Excepto un día de calor en el embalse de Ebro, dormí con una malla larga, calcetines, camiseta técnica y polar.

Meteorología. Aunque no me ha llovido de noche (salvo la primera que no cuento porque estaba en la habitación), los primeros días me ha retrasado una lluvia no intensa pero constante, y tan sólo los dos o tres últimos días ha lucido el sol, por lo que las vistas de dos tercios de la ruta no han resultado las que yo deseaba.

El piso de la ruta es variado, abundando pistas malas y pedregosas, pendientes enormes y continuadas, senderos y campo a través en busca del sendero perdido. En esta travesía hay que ir con la idea de caminar muchos tramos con la bici a cuestas y en ocasiones por pendientes cerradas por vegetación que hace que esta travesía resulte muy dura, como ya me adelantó alguien que conocí en la transpirenaica (a raíz de aquella conversación se inició mi interés por la Transcantábrica). A pesar de las lluvias de los primeros días, el barro no ha molestado mucho.

transcantabrica helechos gps
Atravesando un sendero de helechos (éste sin pinchos) en la bajada a un valle.

En una ocasión la comida ha estado muy justita y en otra apenas tuve algo para cenar y desayunar. No es fácil calcular la comida sin pasarte, pues no tienes certeza de si encontrarás alimentos. El agua no ha sido problema alguno, y más con las lluvias de los primeros días. He potabilizado en tres ocasiones. Por lo demás, la organización y la logística ha sido satisfactoria, sin grandes problemas de abastecimiento de pilas, carga de móvil, mecánica, aseo personal y limpieza de ropa.

He perdido dos kilos (a pesar de que he comido lo máximo que podía). Vengo con dos caídas en el cuerpo, multitud de moratones, arañazos, cicatrices, una rodilla cargada (la de la condromalacia) y un tobillo hinchado de varias veces que apoyé mal sobre piedras por desequilibrios cuando iba con la bici al hombro. A día de hoy sigo con alguna molestia en el tobillo.

Como el año pasado en la transpirenaica, no he planificado las etapas y no sabía el terreno por donde rodaría en cada momento (logísticamente arriesgado pero muy interesante por la incertidumbre aventurera que se vive). El año pasado lo consideré un error, pero este año me ha gustado la incógnita diaria en el camino.

Los paisajes son muy bellos y me han hecho enamorarme definitivamente de Asturias (León también es precioso). Ya estuve hace muchos años en Picos de Europa y hace dos por los pueblecitos de la costa, pero ahora que conozco mejor la montaña y sus gentes me he quedado definitivamente “enganchado”.

La mecánica de mi veterana bicicleta ha ido bien. Sólo pinchazos y cambio de zapatas de freno, mas un temor por la rotura del cambio, que no llegó. ¡Gracias a Dios! porque ya estaba pensando en sustituir el muelle del cambio por gomas (siempre las llevo por si acaso) … seguro que no funcionaría.

La alimentación ha sido, una vez más, muy calórica. Chocolate, frutos secos, galletas, sardinas , atún, pan, pasteles …. este viaje descuidé las frutas, aunque las zarzamoras me han reconfortado en más de una jornada – por mucho que haya maldecido las zarzas en los senderos espesos y lugares en que había que abrir camino entre helechos y zarzas – … cuando comía esta fruta le decía a la planta esto para compensar (por los arañazos de los senderos).

transcantabrica (25) comida
Comida habitual en el viaje.

Sólo he tenido un problema de orientación, aunque más bien es que no se podía pasar debido a un desprendimiento anterior en el que nadie ha abierto camino y me resultó infructuoso avanzar, provocando dar marcha atrás y acortar la llegada de la última etapa, ayudada por otros motivos, como ya expliqué anteriormente.

La ruta está hecha en solitario. No he encontrado a nadie haciéndola; de hecho, había senderos por los que no ha pasado nadie en semanas, a tenor de lo cerrados que estaban. Tampoco he visto ciclistas con mochila de travesía diaria y tan sólo algunos de salida de un rato o una mañana (quizá por el mal tiempo).

El viaje de ida fue de Benalmádena a Málaga en bicicleta, y de aquí a Ponferrada en bus. La vuelta fue más problemática, ya que tuve que coger cuatro autobuses y un tren para llegar a casa. A pesar de todo, la vuelta no me resultó larga ni pesada por la satisfacción y los recuerdos, así como por el propio cansancio que hacía que fuese a gusto tantas horas de trayecto.

ETAPAS

ETAPA 1 De Ponferrada a Balouta – 61,1 kms.

ETAPA 2 De Balouta a Refugio de Valdecuelebre  – 60,4 kms.

ETAPA 3 De Refugio de Valdecuelabre a El Coto – 50,2 kms.

ETAPA 4 De El Coto a Viadangos de Arbas – 72,1 kms.

ETAPA 5 De Viadangos de Arbas a Villaverde de Cuerna – 76,2 kms.

ETAPA 6 De Villaverde de Cuerna a Santa Marina de Valdeón – 80,4 kms.

ETAPA 7 De Santa Marina de Valdeón a Las Calzadas (antes de San Salvador de Cantamuda) – 69,3 kms.

ETAPA 8 De Las Calzadas a Embalse del Ebro – 97,6 kms.

ETAPA 9 De Embalse del Ebro a Quisicedo – 42,6 kms (más 31,4 por carretera de Quisicedo a Medina de Pomar.

Llegada a casa – Parte I

2 Comments

  1. Yo vivi la misma situacion que tu con el dichoso desprendimiento, acortando mi viaje para terminar en mi caso en Espinosa de los Monteros.
    Enhorabuena por tu Transcantabrica. Creeme que te envidio por tu forma autosuficiente de viajar. Es todo un desafío que para mí es imposible de afrontar.
    Te sigo y espero que disfrutes de muchos más viajes.
    Un saludo.
    Javier.

    • Sí, ya lo vi en tu blog. Creo que cabía la posibilidad de bajar y luego seguir por la variante cicloturista hasta tomar la pista de Quisicedo, ya en la ruta ciclomontañera. No obstante, decidí dejarlo y continuar por carretera hasta Medina de Pomar.
      Gracias a tí, que ayudas a mucha gente con tu blog, todo un referente.
      Un saludo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




*