Transcantábrica. Etapa 9: Embalse del Ebro – Quisicedo: fin del viaje.

  • Etapa realizada el 21/8/2015.
  • Desde Embalse del Ebro a Quisicedo.
  • Recorrido de 42,8 kilómetros.
  • 1287 metros acumulados de subida.
  • Altura máxima 1486 metros.
  • Subidas de entre el 15 % y el 30 % de desnivel: 1411 metros (3,29 % del total del día).
  • 1383 metros acumulados de bajada.
  • Altura mínima 751 metros.
  • 5 horas y 14 minutos en movimiento.
  • Dificultad de la ruta: 104 IBP.

 

track transcantabrica etapa 9 embalse ebro (corconte) - quisicedo

perfil transcantabrica etapa 9 embalse ebro (corconte) - quisicedo

Track de la etapa

Desayuno tranquilo a la orilla del embalse mientras sale el sol.

 

IMG11069_614x461

 

Subo temprano por carretera una tachuela de puerto. La subida que sigue es muy dura y ya hace calor. Cojo agua con más que dudosa potabilidad y al final potabilizo, porque el calor me hizo sudar mucho y no encontré nada mejor. Paso por un sendero regularcillo con calor hasta que cojo pista y subo hacia los aerogeneradores.

 

IMG11073_614x461

 

Veo operarios colgados de las hélices y da miedo pensar qué pasaría si apareciese una repentina ráfaga de viento … deben de tener un buen plus por riesgo. Dejo la pista y tomo sendero para crestear un poco por las montañas junto a unos caballos mugrientos, extremadamente delgados y con aspecto enfermizo. Van como si hubieran estado trotando varios días y dan bastante pena.

 

IMG11074_614x461

 

Bajo y asciendo el siguiente puerto a ratos andando por sendero malo (pinchos, barro y piedras) y ya  bajo por pista rota hasta el cruce de Quisicedo. Llamo a Mart para decir que dejo un track y cojo otro, para que sepa por dónde ando ruedo.
El calor pega mucho y la pista es muy mala y refleja mucho el sol. Llego el río de Peñanegra y me refresco en unas pozas.Me aseo y mojo la camiseta para aguantar el insufrible sofocón.

Debido a un desprendimiento del terreno de hace unos años, la pista se corta y el gps me envía a cruza el arroyo San Miguel por zonas de vegetación muy cerrada. Pierdo el camino e intento atravesarlo sin conseguirlo. Encuentro un trozo de camino pero vuelve a desaparecer. Intento subir por cualquier sitio y no lo consigo por la pendiente y lo cerrado que estaba todo. Esto me cansa bastante y me paro un rato a pensar. Sabía que la pista no andaba lejos y con paciencia la encontraría, pero me dí la vuelta.

Los motivos fueron varios. Me encontraba cansado y hacía un con calor sofocante.

También andaba un poco desilusionado, pues el día anterior lo terminé con mucha carretera, sin disfrutar, y esta mañana más carretera y además las vistas distaban mucho de lo que tuve durante el resto de días de la ruta.

Las montañas, más bajas,  estaban “peladas” y para colmo una parte del recorrido estaba sembrada de aerogeneradores . Por su parte, las cuestas al sol no se compensaban con el paisaje.

En todo momento me daba la impresión  de que la ruta ya había terminado la jornada anterior, cuando transitaba bajando por los ultimos pueblos en dirección a Reinosa; era como si la ruta estuviera prolongada casi artificialmente. De hecho, el autor del libro cuya ruta seguí enlanzó estas últimas elevaciones y terminó, pero su intención era proseguir enlazando con montañas vascas unos días más.

Por anteriores retrasos y por elatasco que sufría en ese momento, dudaba que pudiera concluir la ruta ese día y no quería prolongar más el viaje, pues se pasaba del tiempo programado y se lo quitaba a la familia. Podía descansar, comer y buscar sin la bici el camino, a base de pincharme y arañarme, y también tenía otra opción de dar un rodeo y bajar hacia Quisicedo para tomar la ruta ciclorutista del libro hasta subir nuevamente a la pista.

Pero por todos estos motivos, más el hambre y un pinchado en la ruda delantera producido en el intento de atravesar los muros de espinas, hicieron que finalmene renunciase a terminar la ruta prevista, aunque el resto fuese más bonito de lo visto en todo el día.

Así que día media vuelta y al llegar a las pozas arreglo el pinchazo y lavo la ropa. Bajo a Quisicedo y ya tomo carretera en dirección a Espinosa de los Monteros.

( Si se termina la ruta en Quisicedo, recomiendo estas pozas para asearse, lavar ropa y disfrutar antes de terminar la Transcantábrica).

 

 

IMG11082_614x461

 

Llamo y en Espinosa de los Monteros no hay bus. Hasta este pueblo fui muy incómodo con viento en contra. Aflojo pedales en un taller y adelantanto trabajo de embalaje.

Ya sin viento giro a la derecha hacia Medina de Pomar. Lllego a las 19:30 justo cuando se iba el último autobús para Burgos. No pude cogerlo pues tenía que embalar la bici y era imposible; aún no había comprado el film transparente para ello. Lo compro y como frente a una puesta de sol. Visito el pueblo mientras pienso posibilidades de llegar a Burgos, como tomar un taxi, pero sin saber si esa noche podría coger autobús dirección Madrid, abandono la idea y decido quedarme allí esa noche.

Con la ocuridad, me doy otro paseo por la parte antigua del pueblo, paso junto a unas murallas iluminadas y me parecen bonitas las calles  del casco antiguo, al igual que los monumentos que vi de refilón en Espinosa de los Monteros.

Hay mucha gente en las terrazas y me tomo un descafeinado hasta que me entra un poco de sueño y me empiezo a alejar del pueblo. Al poco, encuentro un terreno de cultivo, y seguro de pasar desapercibido, me dirijo rápido y con poca luz a una zona en alto con mucha hierba seca y frondosa que me facilitaría un sueño agradable y reponedor . La temperatura era buena, el lecho blandito y el cielo cubierto de estrellas. Última noche y buen descanso.

Sin amanecer, recojo todo y me dirijo al bar de la estación de autobuses para saborear un delicioso café,. En esto que llega un autobús (quizá de Espinosa) con chicos que vienen de jarana, así que apuro mi café y salgo del bullicio para esperar fuera mi transporte.

Esa mañana vi restos de botellona por varios sitios y jóvenes un poco pasadillos … estaba en la civilización y me acordaba de los juegos de bolos y las conversaciones sanas y tranquilas de los lugares de los que venía.

En el autobús no me cobran la bici de momento.

IMG11084_614x461

En Burgos cargo el móvil en la estación y autobuses y me dirijo a Granada; de aquí a Málaga y a Benalmádena en tren de cercanías.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




*