En busca del Tajo del Quejigal

El Tajo del Quejigal en la subida.

Esta pared, que inicia el arroyo del mismo nombre, es un lugar que hace tiempo quería visitar porque aunque está cercana a las rutas de senderismo de Benalmádena, aún no la había hecho porque no estaba marcada ni había encontrado información por internet. Siempre se habla del sendero que discurre cerca del tajo, pero no hay ninguna ruta marcada para poder seguir.

Con las herramientas disponibles en la Red y a base de observaciones cenitales, marqué en mi mente por dónde podría dirigirme a la base del Tajo del Quejigal sin mucho esfuerzo. Conocía la zona colindante e intuía que el acceso no iba a ser fácil.

ruta senderismo tajo del quejigal benalmadena 0

Tras salir del sendero marcado en busca del tajo, encuentro rastros de haber transitado personas o animales, pero sin terminar de marcar el camino. Subo y bajo buscando por dónde ir, y poco a poco voy casi alcanzando la pared.

Al final, un pequeño bosquecillo justo en el vértice del cono que forma el tajo. En ese día seco,contrasta la humedad del bosquecillo bajo la pared.

ruta senderismo tajo del quejigal benalmadena 2

Salí de casa por la tarde con la intención de hacer noche por esta zona. Sin embargo, entre la humedad y que quedaba luz, proseguí el camino paralelo a la pared, descubriendo un buen lugar para pernoctar y otro más en caso de lluvia (que no sería el caso). Prosigo el  caminar y decido abrir paso dirigiéndome en ascenso hacia el Cerro del Moro y el Pico Castillejo, donde dormiría “a pelo” bajo las estrellas.

Benalmádena en la subida.
Benalmádena en la subida.

Ya de noche llego al Pico Castillejo y contemplo las ciudades a lo lejos mientras me hago cargo de unas manzanas, acompañado del azote de un fuerte y molesto viento que no me dejaría descansar adecuadamente esa noche.

Amaneciendo cuesta salir del saco (como casi siempre). Desayuno algo ligero y comienzo el descenso con vistas en 360 grados. Desciendo en dirección Cerro del Moro, Mijas y Benalmádena.

Vista del Monte Calamorro en la bajada.
Vista del Monte Calamorro en la bajada.

Inicio sendero para desviarme a la izquierda en el primer tercio del recorrido hacia la misma zona de la tarde anterior, pero esta vez por encima del tajo. Inicio un mal marcado sendero para luego transitar todo el camino por caminos de animales.

ruta senderismo tajo del quejigal benalmadena 5
Restos de lo que parece fue un pozo o depósito.

De forma tortuosa llego a la parte superior del Tajo del Quejigal y declino llegar hasta el vértice porque  la vegetación estaba demasiado cerrada. Los caminos de animales ahora eran de jabalíes o conejos, a tenor de la altura de los huecos. No obstante estar más o menos orientado, la sensación era de estar en medio de la nada, pues avanzar era costoso no sólo por la espesura, sino ahora también por los desniveles del terreno.

Llegó el susto del día … retiro unas matas y me encuentro una cara negra y grande mirándome fíjamente. No sé quién se asustó más, pero transcurrido uno o dos segundos el jabalí decidió que no merecía la pena atacarme y avanzó por la ladera estrepitosamente mientras yo permanecía aún asimilando la sorpresa.

ruta senderismo tajo del quejigal benalmadena 6

Solo me quedaba subir al camino de regreso a casa, pero sufrí más de lo esperado por lo abrupto del terreno y la malicia de los espinos y otras plantas malévolas. Menos mal que topé con un toque de humor y llegando al camino, un corredor de montaña se asombra y me pregunta que si me había tirado en paracaídas.

Ya conozco este rincón de la Sierra que sentía tan cerca y tan lejos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




*